Polaco Peronista

No eran tus imitaciones del General Perón ni tu pasajero amor por Pino Solanas. Tal vez era tu gruesa biblioteca y tu homónima verga.
Eras un hombre jóven que no lo parecía. Un hombre inteligente por demás pero que partía de axiomas distintos a los míos. Nuestras diferencias nos hacían incompatibles en todos los horizontes, no me apasionaba repartir panfletos de Proyecto Sur por avenida Corrientes ni pasarte a buscar por el viejo FSOC.
Hubieramos sido buenos amigos pero a vos te encantaban mis curvas derechosas y a mi sólo me gustabas con un vino.
Recuerdo que intercambiábamos libros que todavía conservo. Recuerdo todavía el altillo en el que vivías, tus tangos, tu personalidad de polaco Goyeneche. Recuerdo la oscuridad en la que vivías sin comprometerme, tu tristeza y tu alma antigüa, con momentos de “brillo y moderada infamia” como solías decir.
Lamentablemente, te perdí el rastro, por lo menos hasta que google te ubicó en el CONICET vendiendo fruta. Una vez te mandé un mail pidiendote que te hagas un facebook y me respondiste: “me preocupa que sobre mi información rija el derecho penal estadounidense”.
Nada mejor que terminar este relato con tus últimas palabras. No pudo con vos Alemania ni Rusia, Polaco, menos que menos voy a poder yo.

“Creo que tenés razón: no tuviste tu lugar. Pero, completando tu tesis, yo tampoco tuve el mío. Tal vez se deba a esa razón fundamental de nuestros carácteres como polos iguales de un iman pintados de otro color. Es decir, puro narcisismo repelente de las fuerzas morales. Pero tal vez no sea eso, y la distancia que se abre se deba a barreras más “estructurales”: me cuesta interpretarte y viceversa -según creo-, situación tal vez dada por millones y millones de experiencias previas y muy distintas.
Qué sé io….
En fin, creo que tenés razón. Vos también sos de la puta madre, pero hay algo difícil, muy mucho, en todo esto.

Un beso y hasta la próxima”

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Relaunchjulio 9, 2017
El gran día

FOLLOW US ON