Por qué no ser como Lena Dunham

Lena Dunham es una de esas chicas que la pegó muy temprano en la vida. Apenas tiene 30 años y desde 2012 que dirige, escribe y actúa en su propia serie de HBO. Girls trata sobre la vida del alter ego de Lena, Hannah Horvat, y unas veintiañeras más que viven en Nueva York. Ninguna sabe bien qué hacer con su vida, excepto Hannah que quiere ser escritora sin comprometerse con nada más en el proceso.

girlsposter

Lena es conocida por su feminismo a la newyorker, su ferviente amor por el partido demócrata y pasión por Hillary Clinton. Lo que más resalta de ella es su esfuerzo por cambiar los estereotipos, rebelándose ante ellos y contestando con su propio cuerpo. Para Lena lo feo debe estar de moda, ella debe estar de moda.


Lena rinde culto a su cuerpo, es objetivamente gorda pero más que nada luce un cuerpo producto de la comida chatarra americana y su particular sedentarismo. Es el símbolo de lo antiestético queriendo convertirse en mainstream. Se hace autobombo por donde la mires, por su serie y por sus concurridas redes sociales. Como espectadores siempre corremos el riesgo de verla desnuda, ligera de ropa o transparentando sus pequeños pechos a través de alguna remera. Nunca fue vista con un corpiño ni nada que le quede particularmente bien a su figura.

#girlsdoesflorida

A photo posted by Lena Dunham (@lenadunham) on

Lena es un ser tan grotesco y antifemenino que muchos desactualizados creen que es lesbiana, pero no, es, simplemente, uno de esos marimachos feministas que abundan hoy en día. Hasta donde sabemos, aparte de tener novio sube fotos de pruebas de embarazo que se realiza en baños públicos. Lena casi se casa con su novio, dijo públicamente que no iba a casarse hasta que legalizaran el matrimonio homosexual pero cuando esto sucedió no le dieron muchas ganas.


Según Lena, su activismo político es culpa de su madre quien era parte de una organización feminista de los 90 y llevaba a sus hijas desde recién nacidas a protestar a favor del aborto. 

Sin embargo, Lena no fue activa políticamente hasta que se lanzó su show al aire y empezó a ser criticada por su falta de representación racial. En su serie sólo participan personajes de raza blanca y cuando estalló la polémica se ve que se sintió muy mal con esto así que salió a redoblar la apuesta y mostrarse reaccionariamente progre ante todo evento político, artístico y social que aconteciera en EEUU.

Tanto hincapié hicieron los medios en la falta de representación racial que Lena salió a mostrarse como defensora de los derechos de las mujeres negras. Habló tanto tanto tanto de este tema que entonces la campaña de Obama la llamó para hacer un spot para llamar a votar a los jóvenes por primera vez. A ella no le resultó polémico promocionar al candidato con una analogía sexual: “¿quién no querría perder su virginidad con Obama?”.

Hoy en día anda amenazando con irse a Canadá si gana el candidato republicano Donald J. Trump. No sé si Canadá sea para ella, creo que se sentiría incómoda con la variedad racial y con el bajo perfil de sus habitantes.

En fin, ¿por qué Primeras Damas no banca a Lena? La bancamos por ser controversial, por ser creativa, por luchar contra las inseguridades de la mujer, pero ¿por qué lo hace desde una estética tan antiestética?

El problema de Lena es que cree liberar a las mujeres de ser lindas pero lo único que hace es reforzar la idea de que el aspecto físico es importante, ya que constantemente pone esta idea en primer plano. Resulta igual de grotesco ver a una modelo profesional vistiendo ropa interior que a ella haciéndolo. Sus esfuerzos son inútiles para liberar a las mujeres del culto al cuerpo que profesa nuestra sociedad, lo único que hace es querer cambiar el estereotipo de las flacas por las gordas y, que alguien le avise, ya supo ser al revés unos siglos atrás.

lenaenropainterior

Nos sorprendería ver a una editora de Primeras Damas modelando en ropa interior, no porque no cumplan con las condiciones estéticas, sino porque no es el ejemplo que pretendemos dar desde estas columnas.

Desde Primeras Damas visualizamos mujeres libres de las ataduras de poner al cuerpo en primer lugar, nos interesa que las mujeres se desarrollen, justamente, en otras áreas, por ejemplo, promovemos la vida social de calidad, la buena literatura y proponemos reflexionar sobre temas sociológicos, antropológicos y políiticos de la actualidad desde otros ángulos. ¡Libertad crítica para todas las mujeres!

Respetamos a las mujeres lindas, las mujeres con un sentido estético refinado y con clase, algo que no da el dinero ni la posición social. ¿Cómo fue que pasamos del New York de Sex and the City y la alta moda de Manhattan al New York de Girls y de Brooklyn? Ésta es la cuestión que debe preocupar a las mujeres de nuestra generación: quiénes son nuestros ídolos y qué mensajes estamos recibiendo y reproduciendo. ¿Queremos ser Girls o queremos ser Primeras Damas?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Relaunchjulio 9, 2017
El gran día

FOLLOW US ON